volver a estudios bíblicos Página Principal

 

4

 

Crisis económica mundial

 

Los cristianos seguidores de Cristo, tendremos que buscar ciertas respuestas en la palabra de Dios, y que mejor que recurrir a la Biblia.
Para comenzar podemos leer todo el Capítulo 18 del libro de la revelación, es decir el libro del Apocalipsis; aquí se describe que vendrá un tiempo de crisis financiera mundial, apostasía y rebelión contra Dios, y todo esto antes de la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo.
Dice la palabra de Dios, que todos los sistemas políticos y el poder religioso del mundo, tratarán de unirse para gobernar el mundo.

ESA UNIÓN POLÍTICA RELIGIOSA TIENE UN NOMBRE EN EL LIBRO DEL APOCALIPSIS SE LLAMA "BABILONIA"

Babilonia en la antigüedad fue una ciudad estupenda, muy rica donde el oro abundaba en gran medida, se dice que en sus templos existían grandes figuras de dioses paganos que su peso superaban grandes toneladas de oro, su Dios principal era Marduk y el rey de Babilonia Nabucodonosor era su representante aquí en la tierra y gobernaba a su pueblo a través de él.

Cuando leemos el libro del profeta Daniel (La estatua de Daniel), vamos a encontrar, que el orgullo y la desobediencia a Dios por parte de Nabucodonosor, lo lleva a que su reino caiga vencido y derrotado en manos de Ciro el Persa en octubre del 539 Antes de Cristo y finalmente es destruida.

BABILONIA, viene a ser el símbolo del poder político-religioso, que gobernará el mundo en los últimos días. Dice el Libro de:

Apocalipsis en el Capítulo 18:3 “Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites.”

Podemos asimilar este pasaje con los mercaderes de la economía mundial, que manejan miles de millones para sus propios deleites, como lo describe la palabra de Dios:

En Apocalipsis Capítulo 18:5 dice la palabra de Dios “Porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades.”

Esto podemos entenderlo, como que Dios ha puesto una advertencia para Babilonia.
En Apocalipsis Capítulo 17, podemos observar como la Gran Babilonia es representada por una mujer montada sobre una bestia, esta figura vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, que tiene en su mano un cáliz de oro,

REPRESENTA A LA IGLESIA DOMINANDO EL ESTADO

Tanto la Iglesia como el estado, según la palabra de Dios son encontrados culpables de estar unidos en fornicación delante de Dios.

Al leer las escrituras vamos a encontrar que la iglesia fue creada por Dios para predicar el amor de Dios, y no para usar el poder del estado para perseguir al pueblo de Dios.

Veamos que dice la palabra de Dios al respecto:

Apocalipsis 18:9-10 “Y los reyes de la tierra que han fornicado con ella, y con ella han vivido en deleites, llorarán y harán lamentación sobre ella, cuando vean el humo de su incendio, (10) parándose lejos por el temor de su tormento, diciendo: ¡Hay, ay, de la gran ciudad de Babilonia, la ciudad fuerte; porque en una hora vino su juicio.”

Apocalipsis 18:7 LEER

Lo que está aconteciendo económicamente en el mundo, nos dice que a Babilonia, no le temblará la mano para usar la espada sobre todo ciudadano de este mundo:

Veamos que dice la palabra de Dios: en...

Apocalipsis 13:17 “Y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre”

Todo lo que hemos visto hasta aquí nos enseña que si queremos estar un día en el reino de Dios, tendremos que elegir a quien servir: Servir a Babilonia y perecer con ella como nos enseña la palabra de Dios o servir y obedecer a la palabra de Dios, cuya gracia y poder sustentara y protegerá a todo hijo de Dios, hasta que seamos arrebatados de este mundo cuando Cristo venga a llevarse a su iglesia.

Por último vamos a leer el último versículo, del:

Liibro del Apocalipsis, 18:4

“Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis participes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas.”