Página Principal

 

Quienes Somos

 

La Iglesia Cuerpo de de Cristo está inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia con el Número 4768/A, estando asociada a la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEDERE).

Somos una Iglesia que cree en el Evangelio Completo, sin añadir ni quitar nada de la Palabra de Dios, formando familia de Dios y Pueblo Santo escogido por Él.

Propiciamos la formación y práctica de las sabias enseñanzas de Nuestro Señor Jesucristo para el cuerpo, alma y espíritu.

Una Iglesia viva que busca dar todos los frutos del Espíritu Santo (amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza) y desarrollar todos los ministerios (Apóstoles, Profetas, Evangelistas, Pastores, Maestros, Diáconos, Colaboradores, etc.) y manifestar todos los dones del Espíritu (Palabra de sabiduría, palabra de ciencia, fe, dones de sanidades, el hacer milagros, profecía, discernimiento de espíritus y expulsión de demonios, diversos géneros de lenguas, interpretación de lenguas), con un énfasis apasionado en el evangelismo, en discipulado, en la obra social de misericordia entre los necesitados (Hogares para niños, comedores en cárceles, poblados y lugares marginados, colegios, casas de acogida, hogares de ancianos, etc.) y en la obra misionera por todo el mundo, para cual desarrollamos constantemente la economía del Reino de Dios.

Como fin especial tiene la potenciación de familias unidas en amor y santidad, que sean ejemplo de vida en la sociedad, y la formación de una juventud sana, libre de vicios y rebeldías y como celo permanente el mantenimiento de la sana doctrina dada por el Señor.

Esta es la fe que profesamos y predicamos.
Declaración de Fe


Las Sagradas escrituras:

Designación bíblica expresada en Romanos 1.1 Constituyen en su conjunto, la verdadera Palabra de Dios al hombre, como así también la autoridad y la regla infalible de fe y conducta. Fueron inspirados verbalmente por Dios. Es decir, Dios sopló de su espíritu en el hombre, capacitándolo para expresar la Verdad. En ellas, Dios revela:

  • -Aspectos de carácter Divino.
  • -Sus planes para la humanidad.
  • -Su voluntad con respecto a la conducta cristiana.
  • -Su plan de Salvación para el pecador. 2 Timoteo 3: 15-17; 2 Pedro 1: 19-21; Hebreos 4:12; Apocalipsis 22: 18-19

 El solo Dios verdadero:º

El único y verdadero Dios se ha revelado como el Eterno “YO SOY”, creador del cielo y de la tierra, de existencia y revelación propias, Redentor de la Humanidad. Además se ha revelado incorporando los principios de relación y asociación como PADRE, HIJO Y ESPÍRITU SANTO, tres personas distintas con existencia propia.
Éxodo 3: 14; Deuteronomio 6: 4, Isaías 43:10-11; Mateo 28: 19; Lucas 3:22.

Verdades esenciales de la deidad.

Definición de términos:
Las palabras “Trinidad” y “personas”, usadas para referirse a la Deidad, si bien no se encuentran en las Sagradas Escrituras, están en un todo de acuerdo con lo que ellas dicen.
La Biblia nos permite comprender la doctrina de Cristo con respecto al Ser de Dios, diferenciándose de “dioses varios” y “señores varios”. Por lo tanto, hablando de Dios como un Señor, como una Trinidad, o bien como un Ser de Tres Personas, se está en armonía con lo que expresa la Biblia.
Mateo 28: 19; Juan 14: 16-17: 2 Corintios 13: 14

Distinción y relación en la Deidad:
Cristo enseñó una distinción de Personas en la Deidad, la cual expresó en términos específicos de relación, tales como Padre, Hijo y Espíritu Santo, constituyendo una verdad eterna, pero en cuanto a su modo es inescrutable e incomprensible, porque es inexplicada.
Lucas 1: 35; Mateo 11: 25-27; 28:19; 1 Corintios 13: 14; 1 Juan 1: 3-4.

La unidad de un Ser, Padre, Hijo y Espíritu Santo:
El Padre es engendrador, el Hijo es engendrado y el Espíritu Santo es aquel que proviene del Padre y del Hijo. Por cuanto están en estado de unidad y son uno en esencia, hay un solo Señor Dios Todopoderoso y su nombre es uno.
Zacarías 14: 9; Juan 1: 18; 15: 26; 17: 11,21

Identidad y cooperación en la Deidad:

  • Relación: El Hijo está en el Padre y el Padre en el Hijo.
  • Comunión: El Hijo está con el Padre y el Padre con el Hijo.
  • Autoridad: El Padre no proviene del Hijo, pero el Hijo proviene del Padre. El Espíritu Santo proviene del Padre y del Hijo en cuanto a naturaleza, relación, cooperación y autoridad. Por lo tanto, ninguna persona de la Deidad existe ni obra separada o independientemente de las otras. Juan 5: 17-30; 5: 32,37; 8: 17-18

El Título: Señor Jesucristo:
Es éste, Su Nombre Propio, que le pertenece exclusivamente como HIJO DE DIOS. En el Nuevo Testamento, no se aplica ni al Padre ni al Espíritu Santo.
El Señor Jesucristo: Dios con nosotros.
“Emanuel”. Por su Naturaleza Divina: es el propio y único engendrado por el Padre, Por su naturaleza humana: es el propio Hijo de Hombre. Por lo tanto, El es Dios y también hombre.
Mateo 1: 23; 1 Juan 4: 2-10; Apocalipsis 1: 13-17

El Título: Hijo de Dios:
Describe su propia Deidad y es Eterno. El Título de Hijo de Hombre, describe su humanidad y es temporal.
Mateo 1: 21-23; 2 Juan 3; 1 Juan 3:8; Hebreos 1: 1-13

Transgresión a la doctrina de Cristo:
Se produce cuando se afirma que El obtuvo su título Hijo de Dios, por su encarnación o por causa de la redención.
Cuando se niega que el Padre y el Hijo sean reales y eternos, también se deniega al Padre y al Hijo; su distinción y relación en el Ser de Dios y la verdad de que Jesús vino en carne:
Juan 1: 1-2, 14, 18, 29, 49

Exaltación de Jesucristo como Señor:
Purgó nuestros pecados. Fue exaltado, sentándose a la diestra del Padre en los cielos. Ángeles, principados y poderes se le sujetaron. Fue hecho Señor y Cristo. Envió al Espíritu Santo.  toda rodilla se dobla y se doblará ante Él, confesando que Jesucristo es el Señor. Intercede por nosotros. En el fin el Hijo será sujeto al Padre para que Dios pueda ser el todo en todo.
Hechos 2: 32-36; Hebreos 1: 1-4

Igual en honor al Padre:
Honramos al Hijo igual que al Padre, el Cual ha entregado todo juicio al Hijo.
Asignamos al Hijo todos los atributos de la Deidad con inefable gozo, al poder darle todo honor y gloria.  Juan 5: 22-23; Filipenses 2: 9-11; Apocalipsis 4:8-11; 5:6-14; 7: 9-10.

La Deidad del Señor Jesucristo:

La Sagrada Biblia declara que el Señor Jesucristo es el eterno Hijo de Dios:

  • Su nacimiento virginal. Mateo 1: 23; Lucas 1: 31-35
  • Su vida sin pecado. Hebreos 7: 26; 1 Pedro 2:22
  • Sus milagros. Hechos 2: 22; 10:38
  • Su obra sustitutoria sobre la cruz. 1 Corintios 15: 3; 2 Corintios 5:21
  • Su resurrección corporal de entre los muertos. Mateo 28: 6; Lucas 24: 39; 1 Corintios 15: 4
  • Su exaltación a la diestra de Dios Padre. Hechos 1: 9,11; 2: 33; Filipenses 2: 9-11; Hebreos 1: 3

 La caída del hombre:

El hombre fue creado bueno y recto, a imagen y semejanza de Dios, Quien lo creó, pero al desobedecer las ordenanzas dispuestas por Dios, voluntariamente, cayó de su alta condición pasando a morir, tanto física como espiritualmente, que es la separación del hombre con respecto a Dios. El pecado de Adán se transmitió a toda la raza humana, afectando su naturaleza, debilitándola e induciéndola a cometer pecados. Génesis 1: 26-31; 2: 17; 3: 1-7; Romanos 5: 12-21.

La salvación del hombre:

La única esperanza de redención perfecta, propiciación, satisfacción y expiación sustitutoria por los pecados de todos los hombres en todo el mundo, es por medio de la sangre de Jesucristo vertida sobre la Cruz del Calvario en sacrificio, hecho una vez y para siempre.


Condiciones para la salvación.
Se recibe por medio del arrepentimiento para con Dios y la fe en el Señor Jesucristo.

  • El acto de arrepentimiento. Sus 3 elementos. Condición necesaria del corazón para creer y ser salvo.
  • Significa: cambio genuino de la mente.
  • Involucra: sentir culpabilidad e impotencia ante el poder del pecado; desear escapar del mismo, abandonándolo. Aprobación de la misericordia de Dios como Gracia inmerecida.
  • -Elemento intelectual. Salmos 51: 3,7; Job 42: 6; Lucas 15: 17-19
  • -Elemento emocional. Mateo 21: 30,32; 2 Corintios 7: 8-10; Hebreos 7: 21
  • -Elemento volitivo. Mateo 3: 8,11; Lucas 13:3; Hechos 2: 38.
  • Medios: La Palabra de Dios. Lucas 16: 30-31. La predicación del Evangelio. Hechos 2: 37-38.

La bondad de Dios. 2 Pedro 3: 9.
El acto de fe.

  • Es confianza personal en Dios, recurriendo a Él, y en la Biblia, como fuente. Lucas 18:8; Hechos 6: 7; 1 Timoteo 4: 1; Judas 3; Hebreos 11:1; Romanos 10: 17
  • Abarca: El intelecto. Romanos 1: 19-20; 10: 14

               Las emociones. Mateo 13: 20-21; Juan 8: 30-31
               La voluntad: Mateo 11: 28-29

  • Del lado divino: es el don de Dios. Romanos 12:3; 2 Pedro 1:1
  • Del lado humano: viene por la palabra de Dios. Romanos 10: 14, 17; Juan 5: 47; Hechos 4:4

Fe es una genuina confianza en Jesús como Salvador personal y en todo lo declarado por Dios en relación a Él, contenido en las Sagradas Escrituras. 1 Juan 5: 11-12
Evidencias de la Salvación.

  • Interna: El testimonio directo del Espíritu. Romanos 8: 16
  • Externa: Una vida personal consagrada a la justicia, santidad y amor al prójimo. Efesios 4:24; Tito 2: 12; Lucas 10: 27

Resultados de la salvación:

  • Regeneración o Nuevo Nacimiento: Es el acto creativo del Espíritu Santo, por medio del cual Dios imparte al alma una nueva naturaleza, una nueva vida, que permite a la misma observar una conducta acorde a esa nueva naturaleza. 2 Corintios 5: 17.
  • Justificación: Es el acto de Dios por el cual el pecador es declarado justo delante de Él y sólo por Cristo, absolviéndolo de todas sus culpas. Romanos 5: 1; Hechos 13: 39; Tito 3: 7
  • Adopción: Es el acto de Dios por el cual el creyente es colocado legalmente en la familia de Dios como hijo, heredero y co-heredero. Ya no es siervo. Romanos 8: 17; Gálatas 4: 1-7
  • Seguridad de la salvación: Es la confianza de haber sido aceptados por Dios, quien perdonó nuestros pecados. 1 Juan 5: 11-13
  • El testimonio del Espíritu. Romanos 8:16
  • El testimonio de una vida nueva. 2 Corintios 5: 17
  • Creemos: Que la salvación es por la fe  del corazón en Cristo Jesús como Único Salvador, en quién tenemos vida eterna y al cual debemos confesar públicamente. Romanos 10: 9,12.   En el poder de Dios para guardar al creyente, quien debe conservarse en el amor de Dios, andar en luz y no descuidar la salvación. Judas 21; 1 Juan 1:7; Hebreos 2: 1-3. Que Cristo murió por todos. Quienes invoquen Su nombre serán salvos. Romanos 10:13
  • No creemos: En una Gracia irresistible, ni en una limitada ni en predestinación incondicional.

 

Ordenanzas de la iglesia:

 

-Bautismo en agua.

Mediante el bautismo el creyente arrepentido sinceramente se identifica con Cristo, simbolizando ante el mundo su muerte al mismo, sepultura y resurrección, a fin de transitar una nueva vida consagrada a Dios. No trae salvación, pero es un paso de obediencia esencial al Evangelio. Debe ser en forma individual por inmersión en agua y siguiendo la fórmula dada por Jesús: en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Así lava su cuerpo exteriormente en agua pura, mientras que su corazón ya ha sido rociado con la sangre de Jesucristo, como limpieza interior. Mateo 28:19; Hechos 8: 36-39; Romanos 6: 4; Colosenses 2: 12; Hebreos 10: 22

-Cena del Señor.    Consiste en compartir el pan y el jugo de la vid, como símbolo de nuestra participación en la naturaleza divina de nuestro Señor Jesucristo; un recuerdo de sus sufrimientos y su muerte; y la profecía de su segunda venida. 1 Corintios 11: 26. Todos los creyentes deben participar con dignidad hasta que El venga. 1 Corintios 11: 27-31. El que participa debe ser creyente y bautizado en agua. 1 Corintios 10: 21; Hechos 2: 41,42

Bautismo en el Espíritu Santo:

La promesa de Dios el Padre: Es el bautismo en el Espíritu Santo, según el mandamiento de nuestro Señor Jesucristo. Es un derecho del creyente, quien debe desearlo y buscarlo ardientemente. Es un revestimiento de poder que fortalece la fe cristiana, permite cumplir con la Gran Comisión de predicar a Cristo, tal como les sucedió a los primeros creyentes, lo cual se cumplió  en el día de Pentecostés. Es una experiencia integral de la vida cristiana, que permite el acceso hacia la recepción de los dones del Espíritu, instrumentos imprescindibles para el servicio en la obra cristiana.   Lucas 24: 49; 52-53; Hechos 2: 1-13; 8: 14-16; 10: 44-46; 19: 1-6, 1 Corintios 12: 1-31
La evidencia del bautismo en el Espíritu Santo: Es hablar en otras lenguas, según lo da el Espíritu Santo, como señal física inicial. Hechos 2:4
Estas lenguas constituyen un medio de comunicación con Dios. 1 Corintios 14:2.
Es diferente del “don de lenguas” mencionado en 1 Corintios 12: 4-10,28; en propósito y operación, pero no en esencia.

Santificación:

Es la acción de purificación, de separación de la contaminación y del mal, de apartarse para el servicio de Dios.
Constituye:

  • Un mandamiento: 1 Pedro 1: 15-16. La voluntad de Dios para la vida del creyente. Romanos 1:7; Efesios 1: 4
  • Una necesidad: Hebreos 12: 14
  • Es progresiva: El creyente debe seguir la santidad, perfeccionando su consagración a Dios y limpiándose de toda inmundicia. 2 Corintios 7:1. Es provista por el Espíritu Santo.

La Iglesia:

La iglesia es el cuerpo de Cristo en la tierra. Está constituida por todos los creyentes que han nacido de nuevo por el Espíritu, unidos por la fe y la acción renovadora del Espíritu Santo.

  • -Cristo es su cabeza: 1 Corintios 12: 12-13, 27; Efesios 1: 22-23; 5:23,30
  • -El esposo celestial: 2 Corintios 11: 2; Efesios 5: 31-32
  • -La piedra cabeza del ángulo del templo: 1 Pedro 2: 4-5
  • -Conforma una unidad: Juan 17: 11,20-23
  • -Cada miembro recibe uno o varios dones para trabajar a favor del cuerpo en armonía: 1 Corintios 12: 7-11; 28: 30; Romanos 12: 4-8; 1 Pedro 4: 10-11
  • Espera ser arrebatada al cielo para encontrarse con el Señor. Mateo 25: 1-13; Tesalonicenses 4: 14-17.